Arbitraje Internacional

El arbitraje internacional es un mecanismo de solución de conflictos que se encuentra regido por las normas del derecho internacional y produce efectos jurídicos en diferentes Estados. Para que exista arbitraje internacional debe haber por lo menos un elemento extranjero. Para garantizar que el mecanismo del arbitraje Internacional sea eficaz debemos asegurarnos previamente que nuestros intereses procesales están reflejados en el contrato firmado con la parte en conflicto. Por ello recomendamos el asesoramiento previo, en la redacción del mismo, con el fin de garantizarnos un proceso acorde a nuestros intereses.

Así, las partes pueden elegir en el contrato la ley aplicable, el idioma en el que será tramitado el proceso, la sede arbitral, el mecanismo de elección de los árbitros.

ELEMENTOS: 

(i) Existencia de un conflicto

(ii) Un pacto arbitral en el que se manifieste que la controversia se resolverá  mediante las normas del arbitraje internacional. 

(iii) Existencia de un elemento extranjero. 

(iv) Particulares habilitados para dirimir las controversias. 

VENTAJAS: 

Además de las ventajas propias del arbitraje, también resulta conveniente tener en cuenta lo siguiente: 

Con la globalización y el sinnúmero de contratos celebrados entre las partes que se encuentran ubicadas en diferentes países, o que estando en el mismo país el contrato va a surtir efectos en unos diferentes, se hace necesario que un tercero neutral y experto dirima las controversias que se lleguen a presentar entre las partes de una manera eficaz y especializada. 

Agilidad en el proceso, pues se tiene el entendimiento por parte de los intervinientes en el mismo que este tipo de trámites necesitan de una respuesta pronta e inmediata. 

Las partes pueden elegir a unos árbitros especializados en la materia objeto de controversia. 


El arbitraje internacional tiene una mayor informalidad en el trámite que se adelante, preservando siempre protejan los principios propios de los procesos y buscando siempre la prevalencia de la norma sustancial que la procesal.